CÓmo funcionan las apuestas

Las apuestas no tienen una contraprestación fija al contrario que sucede con las porras donde se reparte la recaudación; y además, tu ganancia depende de la cantidad que apuestas al contrario que en las quinielas donde por mucho que te gastes no vas a ganar más.

Son las casas de apuestas las que valoran cada resultado posible de un evento.

Esta valoración, que se mide en coeficientes de ganancia, puede variar dependiendo de las circunstancias, p.ej. que se lesione un jugador a mitad de semana o el estado de forma de un equipo.

La oferta y la demanda hace el resto. Cada uno decide en qué momento apostar.

El coeficiente en ese instante será el que se aplicará si acertamos la apuesta.

Por eso, muchas veces no es tan interesante esperar al último momento para apostar porque para entonces puede que esté todo decidido y se esté pagando muy poco por tu favorito.

Conviene por tanto estar muy atento a la evolución de las apuestas.