DecÁlogo del buen apostador

Mantente siempre informado.

La lógica no está reñida con el instinto.

No te limites a una casa de apuestas. En otras pueden estar pagando más por tu opción favorita.

No apuestes nunca todo a una opción. Ganarás menos diversificando pero también el riesgo de quedarte sin nada será menor.

Cuando pienses en apostar, hazlo. No hay peor cosa que no hacer una apuesta y luego acertar.

Comparte tus apuestas con tus amigos o familiares. Si aciertas, además de ganar dinero tendrás la satisfacción personal de saber más que ellos.

Muchas veces apostar por el favorito es la mejor apuesta. aunque se gane menos.

Márcate unos límites de pérdidas. No apures hasta la última moneda porque normalmente la perderás.

Retira el dinero de las ganancias cuando estas sean abundantes. De lo contrario acabarás apostándolo todo.

Por último, tómate con deportividad todos los errores porque es imposible acertar siempre.